Home   Artículos   Reencantarlos con la lectura

Reencantarlos con la lectura

"A veces se percibe tanto en padres como en profesores una actitud desesperanzada en relación a la lectura. Esta generación pareciera estar presa de la televisión y los videojuegos, sin encontrar mayor interés por leer..." por Neva Milicic Existe consenso y evidencia que formar buenos lectores es de la mayor importancia para el desarrollo cognitivo y emocional de niños y adolescentes y, por ende, para su rendimiento escolar y para su aprendizaje socio-emocional. A veces se percibe tanto en padres como en profesores una actitud desesperanzada en relación a la lectura. Esta generación pareciera estar presa de la televisión y los videojuegos, sin encontrar mayor interés por leer. Sin embargo, es posible y se pueden proponer estrategias educativas creativas para reencantar a los niños con la lectura, las que dan frutos si se pone en ello energía, pasión y creatividad. En un reciente viaje a Sao Paulo tuve la oportunidad de asistir a una gran feria del libro organizada a nivel de un colegio. A la realización de la feria antecedía un tiempo de preparación de los niños, que incluía la lectura y trabajo de un libro por cada curso. A partir del mismo, cada grupo de alumnos, en un trabajo colaborativo de gran calidad, creaba un stand que presentaba lo aprendido, lo que queda en exposición al público. En un stand sobre los inventos, los niños presentaron los que ellos crearon -una máquina para detener a los cazadores de animales; un programa de reciclaje, entre otros- y, además, imaginaron en un dibujo cómo su invento afectaría al mundo. Un grupo de primero básico trabajó sobre la felicidad: colocó fotografías de momentos felices y expresó por escrito, en un árbol de los deseos, aquello que los haría felices. Una de las actividades destacadas fue la participación de los autores, quienes se reunieron con el curso que leyó su libro a compartir con los niños sus experiencias como escritores. En esta ocasión el invitado principal fue el escritor chileno Antonio Skármeta, quien presentó la traducción de su libro "Las galletas chinas". Los padres estaban incorporados no sólo en la conferencia inaugural, ya que las diferentes editoriales tienen disponibles libros para niños y adultos. Además, estaban a la venta libros de segunda mano aportados por los alumnos. La feria abre con un día de anticipación para los niños. Es maravilloso ver cómo ellos, en el recreo y en tiempos destinados específicamente a esto, recorren alucinados los stands de las editoriales, escogiendo los libros que les gustaría leer. Intercambian títulos con sus amigos, que obviamente son referentes más válidos para ellos que los adultos. La mayoría no compra más que un libro y los que están en las listas del colegio, pero intercambian, evalúan y escogen. Por último, pero no menos importante, todos los alumnos que pueden hacerlo donan un libro para el programa Brasil Solidario que, entre otras acciones, reparte libros en escuelas vulnerables de todo el país. La condición es que el libro que se regala tiene que haberle gustado al niño o haber querido leerlo y estar en buenas condiciones. No se trata de dar el libro que sobra sino el que pueda ser útil compartir. Esta feria es la número 30 en el colegio Miguel de Cervantes de Sao Paulo. En Chile hay colegios con iniciativas semejantes que sería bueno imitar, partiendo quizás de una forma más modesta, pero buscando acercar el libro y la lectura a los estudiantes y a sus padres. Martes 20 de agosto de 2013 (El Mercurio)
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*


by Bliss Drive Review